Que rápido se pasa el tiempo, definitivamente como padres sabemos que nuestros hijos crecen sin parar y nos sentimos observadores de pequeños milagros cada día.


Sus sonrisas y su energía imparable necesitan las mejores herramientas seguido de nuestro ejemplo para ayudarlos a lograr sus metas. Preparar sus pequeñas mochilas (o enormes petacas cuando ya son grandes) para la escuela es una rutina anual que todos tenemos. Pero la mochila no es lo único que se debe de preparar para que nuestros hijos comiencen el año con el pie derecho.

Como pediatra y padre, pongo el siguiente ejemplo: los motores de las máquinas necesitan tener mantenimiento y una fuente de energía buena para que se siga moviendo de una manera adecuada. De igual manera, los cuerpos de nuestros pequeños necesitan la base nutricional para poder funcionar increíblemente. La base para que el cuerpo tenga buen mantenimiento y energía es la nutrición. Hoy con las locuras y actividades del día, muchas veces como padres, escogemos trucos para poder darles lo mejor, pero es importante recordar que hay ciertos nutrientes que no podemos olvidar. Dentro de estos nutrientes se encuentran el calcio, vitamina D y potasio que, en conjunto con otros nutrientes, forman la base del mantenimiento y crecimiento de nuestros hijos.

FUENTE: El Nacional