Edgar Zambrano habla de sus días secuestrado por el régimen: “Estábamos aislados como animales” (Video)

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Edgar Zambrano, luego de ser detenido arbitrariamente por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) el pasado 9 de mayo y de pasar 135 días en una celda de tres metros y medio por tres y 70 días completamente incomunicado, valora aún más a su familia.

Por Miami Mundo

En una entrevista exclusiva con Miami Mundo dijo que “si no hay libertad no hay vida, quien está en prisión pierde la posibilidad de accionar en cualquier escenario”.
Ahora vive con intensidad “el calor del hogar, las caricias, los besos y el amor de mis nietas, de mis hermanas, de mis hijas, mi esposa…porque la política nos aleja un poco de la familia”.

Zambrano también aprendió a ser mucho más tolerante con el entorno, y entendió que la libertad tiene un valor protagónico muy significativo.

Después de haber sufrido en carne propia las violaciones a los derechos humanos y a la legítima defensa, el diputado Edgar Zambrano tiene un compromiso con todos los presos políticos venezolanos. Desde que salió de la cárcel, está luchando por liberarlos.

Edgar Zambrano dice que los presos políticos “están sufriendo los rigores de su violación al legítimo derecho a la defensa, al debido proceso, a la celeridad procesal, se le están violando sus derechos humanos, en consecuencia siendo defensor de los derechos humanos, no puedo negarles ese derecho bajo ningún concepto porque carecería de ética y moral; lo estoy haciendo con mucho coraje y mucha disposición”.

“Esa ha sido mi vida en el parlamento durante 20 años, luchar por los derechos humanos. Soy un defensor de los derechos humanos y el derecho a la vida”, agrega.
Zambrano además compartió la cárcel y una huelga de hambre de diez días con Miguel Rodríguez Torres y Raúl Isaías Baduel. Los tres hicieron una huelga de hambre, comunicándose a gritos desde sus celdas. Por eso, ahora tiene con ellos un compromiso de amistad. “Ojalá Raúl y Miguel pronto estén en libertad”, ruega.

En una grúa…

Recuerda el día en que fue acorralado por los funcionarios del Sebin. “En ese momento pensaba en el abuso de poder, en mis hijas, en la familia y llamé de manera inmediata a mi hija Zuleima luego a Sobe, al jefe del partido Henry Ramos, a otros compañeros y a los medios de comunicación, para dejar registro de lo que estaba sucediendo”.
Cuando se encontraba dentro de la camioneta, pensó en los abusos de poder del régimen chavista “cuando no hay Ley, estamos como frente a una tropa de Boves. Sin duda, sabía que con camioneta y sin camioneta me iban a llevar”.

Detalló que cuando se lo llevaban en la grúa pensó que “quienes me están aprehendiendo son sujetos sin identificación, armados hasta los huesos. ¡Yo no podía bajarme! No había boleta de ningún tribunal. Como están las cosas en Venezuela tenía que resguardar mi vida. En consecuencia, me quedé dentro del vehículo, y ellos optaron por levantarlo en una grúa y llevarme a El Helicoide, cuando estaba en el Helicoide, supe que estaba en manos del régimen, abrí la puerta y me bajé”.

Contando los días …en la pared

La incomunicación y el aislamiento hicieron que Zambrano inventara cómo tener control del tiempo. Llevaba contados los días y los anotaba en la pared de la celda con un palillo. El más importante, la primera visita de su familia en el día 34.
Durante los días de aislamiento no hubo manera de tener información de ningún tipo, “estábamos aislados como unos animales, no había comunicación, no había ninguna posibilidad de tener acceso a ningún tipo de información”.

“Nunca me iré de Venezuela”

Zambrano no tiene contemplado vivir en el exilio con su familia para preservar su integridad. “Nunca me iría de Venezuela, estaré defendiendo la democracia, la libertad, la justicia, la familia venezolana y la política venezolana”.
Zambrano quien hoy está excarcelado, pero debe presentarse en tribunales cada 30 días y tiene medida de prohibición de salida de Venezuela, espera una pronta solución a la grave crisis de Venezuela.

Sabe que los sectores populares y la clase media ya destruida, sufren y viven el lado del fracaso. “Muchos están muriendo de mengua….hay que contrarrestar con políticas públicas eficientes y para eso es necesario cambiar el modelo político”.

 

 

 

 

 

 

Fuente:  Alberto News