Este lunes, el huracán Dorian bajó a categoría 4 de la escala Saffir-Simpson, después de que sus vientos se redujeran a 250 kilómetros por hora.


Según el último boletín del NHC, Dorian ha reducido ligeramente la intensidad de sus vientos en las últimas dos horas.

Esto le ha hecho bajar a la categoría 4 y perder el máximo puesto en la escala que mide los ciclones por la intensidad de sus vientos, que llegaron a ser el domingo de 295 kilómetros por hora.

Estragos en Bahamas
El ciclón sigue estático mientras mantiene su rumbo oeste a solo dos kilómetros por hora, por lo que no termina de pasar por encima de Bahamas, donde sigue causando estragos.

Especialmente en la isla de Gran Bahama, donde se experimentan «vientos catastróficos» y una subida de la marea de hasta siete metros sobre el nivel habitual del mar.

En el momento de emitir el boletín, Dorian estaba a unos 50 kilómetros al noreste de la ciudad de Freeport, y a unos 180 kilómetros al este de West Palm Beach, en Florida.

Los expertos esperan que Dorian se siga aproximando lentamente hacia la costa floridana. Aunque no llegue a impactar directamente con ella.

«El huracán se moverá peligrosamente, cerca de la costa este de Florida, hasta el miércoles por la noche y luego cerca de las costas de Georgia y Carolina del Sur el miércoles por la noche y jueves», señalan los expertos del NHC, con sede en Miami.

Aunque se prevé un debilitamiento gradual, se espera que Dorian siga siendo un poderoso huracán durante los próximos dos días, mientras se dirige hacia el norte.

Para el martes 03 de Septiembre, anticipan que el huracán tendrá una fuerza de 233 kilómetros por hora, el miércoles continuará esta tendencia hasta los 210 kilómetros por hora y ya el jueves presentará vientos máximos sostenidos de 200 kilómetros por hora, cuando esté frente a la costa de las Carolinas.