Diego Fernando Vega Ibarra, ex funcionario de Evo Morales, fue detenido en diciembre con 8,2 kilogramos de cocaína en su vehículo


El ex cónsul boliviano en Argentina Diego Fernando Vega Ibarra deberá cumplir cinco años de prisión por narcotráfico. En diciembre pasado, fue detenido portando en un auto más de ocho kilos de cocaína.

En un juicio abreviado, la fiscalía y las defensas acordaron una condena de cinco años de prisión efectiva para Vega Ibarra y 4 años y 6 meses para el comerciante Wilson Bernardo Cordero Flores, por el delito de transporte de estupefacientes.

Vega Ibarra, de 37 años, fue designado cónsul en la ciudad argentina de Orán el 11 de marzo de 2019, por el entonces gobierno de Evo Morales.

Ocupó ese cargo hasta el 25 de noviembre de ese mismo año, cuando el Ejecutivo interino de Jeanine Áñez lo cesó.

Un operativo de rutina

El 17 de diciembre arrestaron al ya ex cónsul por intentar introducir a territorio argentino ocho kilogramos de cocaína.

Según un comunicado difundido ese día por la Cancillería boliviana, Vega Ibarra estaba acompañado por su esposa y una tercera persona.

Fuentes jurídicas argentinas informaron que la detección de la droga se realizó en un control rutinario en la carretera.

Los gendarmes pararon el vehículo que conducía el ex diplomático con destino a Orán. Momento el que se identificó como cónsul en ejercicio de esa ciudad.

Los agentes solicitaron la documentación del vehículo y la apertura del baúl, y les resultó llamativo que la rueda de emergencia sobresaliera por encima del compartimento destinado para ello.

Al levantarla, descubrieron ocho paquetes rectangulares, conocidos como ladrillos, y los efectivos convocaron a testigos civiles para seguir con el procedimiento. Al culminar, descubrieron 8,2 kilos de cocaína, con una pureza de entre 43 y 69%.

La carga estaba valorada en 4,9 millones de pesos argentinos, unos 82.000 dólares. Algunos paquetes llevaban impresa la figura de un delfín, que según la Fiscalía es un sello distintivo del cartel de narcotráfico dirigido por los hermanos Castedo.

Vega Ibarra y Cordero Flores quedaron detenidos y el día siguiente se realizó la primera audiencia del caso. El juez Carlos Martínez Frugoni autorizó, según había pedido la Fiscalía, que se aplicara el procedimiento especial de flagrancia.

El ex cónsul reconoció el delito

Este miércoles, el fiscal federal de Primera Instancia de Orán, José Luis Bruno, afirmó en declaraciones a TN que el nuevo Código Procesal Penal Federal permite realizar acuerdos rápidos con la defensa de los acusados para concluir las causas con celeridad, que es lo que ocurrió en esta ocasión.

«Estuvimos en conversación con la defensa y le ofrecimos, atentos a la contundencia de los elementos probatorios, la realización de un acuerdo abreviado, a lo que ellos prestaron su voluntad», expresó Bruno.

Para llegar a ese acuerdo abreviado, uno de los requisitos es que el imputado reconozca el hecho delictivo imputado, y Vega Ibarra lo reconoció.

En la página informativa oficial de la Fiscalía argentina, se agregó que el ex cónsul intentó desvincularse de la droga. El ex funcionario dijo que días anteriores a la detención el vehículo fue enviado a un lavadero y un taller mecánico, por lo que pretendió sugerir que la droga le fue plantada.

Sin embargo, entre otros aspectos, Bruno consideró que el que Vega Ibarra se identificara como diplomático al momento del control policial, evidenció su propósito de eludir las consecuencias del ilícito que perpetró.

Subrayó además como improbable que desconociera la existencia de los paquetes en el baúl. Para el fiscal, se recopilaron elementos probatorios del hecho flagrante.

Actualmente, Vega Ibarra está arrestado y se está determinando el establecimiento penitenciario en el que será alojado.

«Acá en el norte tenemos una crisis carcelaria importante y estamos en busca del cupo correspondiente. Seguramente será la localidad de General Güemes, que es donde está el servicio penitenciario federal de Salta», concluyó.

Evo Morales en Argentina

Este caso se produce con el ex presidente Evo Morales viviendo en Argentina, al que llegó el pasado 12 de diciembre y donde solicitó refugio político.

Para el ex mandatario, que antes estuvo un mes asilado en México tras abandonar su país, el proceso de su salida y el ascenso de Añez se debió a un golpe de Estado que contó con la influencia de Estados Unidos.

FUENTE: El Nacional