j

ustamente hace seis meses Venezuela quedó a oscuras por más de cinco días. Sin embargo, todavía se registran algunos apagones y bajones, frecuentemente.

 


 

En la tarde del jueves, el ministro de Energía Eléctrica del régimen, Luis Motta Domínguez, informó que 11 estados venezolanos se quedaron sin electricidad y declaró a VTV, la televisión nacional venezolana, que se trataba de una “guerra eléctrica” y un acto de sabotaje a la principal central hidroeléctrica venezolana en Gurí, estado de Bolívar.

Por su parte, Jorge Rodríguez, insinuó que el senador estadounidense Marco Rubio tuvo responsabilidad en el apagón.

La lucha de los hospitales: viernes 8 de marzo

Además de la crisis hospitalaria, varios centros de salud denunciaron los efectos del apagón en los servicios médicos.

Para atender a varios recién nacidos, los médicos tuvieron que aplicar un rudimentario método. Atender al bebé con un artificial manual. Asimismo, las plantas eléctricas en varios hospitales dejaron de funcionar.

Mauro Zambrano, miembro del sindicato de Hospitales y Clínicas de Caracas, aseguró para el momento que «los pacientes están muriendo».

Tras 16 horas sin servicio eléctrico, Maduro suspendió las clases escolares y la jornada laboral en todo el territorio.

Sábado 9 de marzo: totalmente desinformados

VTV, canal propagandístico del régimen, informó que se había restablecido algo de energía en el país,; sim embargo, no proporcionó números o ubicaciones en específico.

“Ese daño ocurrió porque las máquinas son viejas”, dijo Miguel Lara. “No hay piezas de repuesto o suficientes personas para actualizar el sistema”.

En varios puntos de Caracas, hubo manifestaciones tanto de Maduro como de la oposición.

NetBlocks, la organización sin fines de lucro que monitorea el funcionamiento del Internet en el mundo, informó que había detectado que con las fallas de energía eléctrica en Venezuela, alrededor de un 96% de la infraestructura de telecomunicaciones se encontraba caída.

Tras 48 horas de la falla, el diputado de la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, reportó que al menos 17 personas habían fallecido a causa de la falta de electricidad.

La Red Nacional de Médicos, autores de la Encuesta Nacional de Hospitales, había contabilizado un total de 79 fallecidos en hospitales relacionados con fallas de energía eléctrica en el período comprendido entre el 10 de noviembre y el 19 de febrero de 2019.

Domingo 10 de marzo: tercer día de desesperación

El diputado José Manuel Olivares reportó que ya se contaban 21 fallecidos por las fallas del servicio eléctrico.

Sin embargo, Jorge Rodríguez anunció que Maduro ordenó la suspensión de todas las clases y actividades laborales el lunes 11 de marzo.

Por su lado, Guaidó dijo que convocaría un “estado de emergencia nacional” en una sesión especial de la Asamblea Nacional, considerada ilegítima por el gobierno de Maduro, que se realizaría el lunes.

El sistema de Metro en Caracas no prestaba servicio.

Lunes 11 de marzo: seguíamos sin electricidad, sin agua y la comida se estaba dañando

Ya para este día, los tanques no daban para más, todavía no se había restablecido el sistema el eléctrico en su totalidad, por lo que la comida se nos pudría.

Tras más de 100 horas sin electricidad, el servicio se fue restableciendo paulatinamente en algunas zonas del país, mientras en otras los ciudadanos protestaron por la falta de luz, telecomunicaciones y agua potable.

Algunos negocios decidieron regalar la comida en vez de esperar que se dañara.

Algunos desesperados por la falta de líquido, residentes de Caracas acudieron a todas las fuentes de agua disponibles para calmar la sed.

Otros incluso recolectaron agua de una tubería que vierte al río Guaire, contaminado.

Ante esta situación, Guaidó culpó al régimen de los 24 fallecidos que contabilizaba Olivares por la falta de electricidad.

Martes 12 de marzo: Para lavarse las manos, el régimen acusó a Guaidó

El fiscal general cómplice del chavismo, Tarek William Saab, anunció que inició una investigación contra Guaidó por su presunta implicación en el sabotaje del sistema eléctrico.

Guaidó reaccionó al anuncio diciendo: “Todo mundo sabe quién es el saboteador […] él es el responsable de la tragedia que vive nuestro país, el responsable es Maduro”.

Maduro dijo que para lidiar con el apagón, (sí, así como lo lee), los venezolanos debíamos tener una radio y pilas para estar “bien informados”, además de un juego de velas y linterna.

Miércoles 13 de marzo: Aparentemente se restableció el servicio eléctrico

Jorge Rodríguez dijo en una rueda de prensa el miércoles que la red eléctrica había sido completamente restaurada.

Sin embargo, después de justamente 6 meses, muchos seguimos viviendo el calvario del servicio eléctrico. Frecuentemente se registran bajones en todo el país e interrupciones durante horas en el sistema.

En Caracas, es donde menos ha golpeado esta crisis. Pero no es una competencia de quién tiene electricidad y quién no. Nuestros hermanos zulianos, por ejemplo, tienen como pan de cada día las interrupciones.

Comercios cerrados, gasolineras con kilométricas colas, servicio telefónico pésimo, falta de agua, toda la cotidianidad de las principales ciudades, hoy, se siguen viendo afectadas por la falta de electricidad. Muchos coinciden en decir -y lo hacen sin remordimiento-  que el estado sigue siendo el “más castigado” por los racionamientos.

Fuente: Caraota Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí